Construcción de la Defensa de Zona

Construcción de la Defensa de Zona

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

La defensa de zona o defensa zonal es probablemente una de las cuestiones de nuestro deporte que más polémicas ha levantado.

Sin lugar a dudas la defensa individual es considerada la defensa “madre” de todas las defensas, y a partir de quien domina esta defensa podemos afirmar que estará en condiciones de defender otro tipo de defensa.

En la NBA la defensa de zona estuvo prohibida hasta no hace mucho tiempo y como entrenadores debemos comulgar con la idea que en las divisiones formativas la defensa individual debe ser obligatoria. ¿Por qué realizamos esta afirmación? Porque consideramos que para mejorar el ataque hay que mejorar la defensa. Sin lugar a dudas un jugador mejorará en el bagaje de fundamentos cuando tiene que enfrentar a una marca agresiva en la cual su oponente lo sigue de cerca.

Hechas estas consideraciones volvemos sobre el tema de este apartado que es la defensa de zona.

Creo que en las defensas en la actualidad se parecen mucho a las defensas zonales, ya que se pone mucha presión al balón y los demás jugadores ajustan sus posiciones de mantera tal que parecen zonas.

Básicamente la defensa de zona hace que los defensores tengan otras responsabilidades a comparación de las defensas individuales, ya no tienen responsabilidad sobre un atacante en particular; sino que su responsabilidad pasa por un sector del campo y de los contrarios que se mueven por ese lugar.

Dentro de las defensas de zonas se definen dos tipos de área:

  • Áreas de responsabilidad
  • Áreas débiles

Con respecto a las áreas de responsabilidad; como su nombre lo indica, es el área que se le asigna a un jugador para custodiar, y va a estar íntimamente ligado al tipo de defensa que se utiliza. Los movimientos de cada jugador van a estar claramente asignados por la defensa empleada; podrá haber pequeñas diferencias de conceptos de acuerdo a la filosofía de cada entrenador.

Por otro lado, la áreas débiles son los lugares de la cancha que son más vulnerables de acuerdo al tipo de defensa que se emplea, por ejemplo un área débil de la defensa zonal 1-3-1 son las esquinas.

La mayoría de los sistemas defensivos en zona pretenden evitar que el ataque juegue con tiros cercanos al canasto, obligando al ataque a efectuar lanzamientos del perímetro.

Clases de defensa de zona

Las defensas de zona se clasifican en pares o impares. Para determinar si una defensa zona es par o impar, debemos analizar la formación de los jugadores en su primera línea. La primera línea defensiva es la posición de los jugadores más cercanos al medio campo. Es así como una defensa 1-2-2, es una defensa impar; y una 2-3 es una defensa par.

Dentro de las clases de defensa encontramos:

Y muchas más, dentro del mundo de la defensa de zona podemos encontrar variedad de ellas. Estos tipos mencionado anteriormente no se explicarán en este artículo por cuestiones de longitud. Pero si quieres saber más de ellas, haz clic sobre cada una y te llevará a conocer más de ellas.

Ventajas de la defensa de zona

Hombres jugando baloncesto

Dentro de las ventajas de esta defensa encontramos:

  • Favorece el contra-ataque por tener a los hombre internos en posiciones cercanas a la canasta
  • Las rotaciones defensivas son lógicas y fáciles
  • Se controlan las penetraciones de los rivales
  • Obliga a recurrir a lanzamientos del perímetro
  • Si no se cuenta con personal idóneo para la defensa individual se puede recurrir a este tipo de defensa que disimula estas falencias
  • Se tiene mayor control sobre los jugadores internos oponentes

Desventajas de la defensa de zona

Dentro de las desventajas que podemos encontrar en las defensas de zona son:

  • Permite lanzamientos de 3 puntos
  • Los jugadores muchas veces deslindan responsabilidades
  • Se debe tener una buena cobertura defensiva, que permita evitar la salida rápida del rival. Si el oponente tiene dificultades para atacar la zona, intentarán jugar salidas rápidas.
  • No son recomendables si se está debajo en score y falta poco tiempo de juego ya que le damos el control al equipo contrario.

Reglas de la defensa de zona

Más allá de la defensa que un entrenador desarrolle con su equipo, se debe tener reglas a cumplir por los jugadores, estas reglas van a estar relacionadas con la filosofía del entrenador. Daremos a modo de ejemplo algunas reglas defensivas.

1. Sacar el balón del eje de la cancha

Una de las premisas que tenemos al defender es sacar el balón del eje de la cancha, esto nos permite determinar el lado del balón y el lado de ayuda, o también llamado lado débil.

Una vez definido el lado del balón tratamos de poner mucha presión en el mismo, asimismo todos los esfuerzos defensivos están puestos para que el ataque no pueda reversar el balón de lado.

2. Parar el balón

Siempre que defendemos a un jugador en drible, queremos tratar que este detenga su drible o bote, para presionar las líneas de pase y presionar al jugador que dejó de botar el balón.

No queremos que el botador progrese en el campo, si es posible queremos detenerlo lo más alejado de nuestro canasto. Generalmente tratamos de detener a los botadores sobre las bandas laterales.

3. Direccionamiento hacia las líneas

Dentro de las filosofías defensivas siempre existieron dos tendencias:

  • La que tiende a tirar al botador hacia las líneas
  • La que orienta al botador hacia el centro de la cancha

En nuestra filosofía defensiva creemos en mandar al botador hacia las líneas de banda. Queremos orientar hacia las líneas tratando de parar el balón sobre ellas, para meter mucha presión al jugador que detuvo su drible. En este último concepto estamos trabajando sobre dos de nuestros principios defensivos (parar el balón y orientar a las líneas). Creemos además, que al tener el jugador cerca de las líneas, estas hacen las veces de otro defensor.

4. Realizar traps en determinados lugares de la cancha

Salvo indicación en contrario, por razones de índole táctico generalmente realizamos traps (dos defensores contra el jugador con balón) siempre que el balón se encuentra en las esquinas de nuestras defensas, ya sean defensas individuales o zonales.

Cada vez que realizamos un trap, nuestra defensa trata de poner presión al balón y evitar el pase a los primeros receptores o receptores lógicos, transformando nuestra defensa en 2-2-1 (dos defensores al balón, dos a los primeros pases y uno contra los dos atacantes más alejados del balón).

Luego definiremos otras zonas de traps en la cancha, pero dependiendo del tipo de defensa de zona que presentemos en cancha.

5. No permitir segundos tiros a nuestros oponentes

Un punto muy importante de nuestra defensa es el rebote defensivo, sobre el cual ponemos mucho énfasis a sabiendas que muchos juegos se ganan gracias a los segundos tiros.

Consideramos de vital importancia no permitir segundos tiros. Para ellos es fundamental tener asumido que los cinco jugadores defensores de nuestro equipo deben bloquear a sus jugadores después de cada lanzamiento.

El hecho de realizar una buena defensa sobre este punto nos permitirá negar segundas opciones de tiro a nuestros oponentes y nos permitirá poder realizar salidas rápidas después de lanzamientos fallados.

6. Bajar los porcentajes de nuestros oponentes

A través del conocimiento de nuestros rivales, ya sea por el scouting o por otros medios que nos permitan analizar a nuestros oponentes. Trabajar situaciones defensivas sobre sus puntos fuertes, para no permitir realizar sus juegos preferidos o donde se sienten cómodos; para que bajen sus porcentajes de efectividad sobre esos puntos.

Creemos firmemente que debemos direccionar nuestros esfuerzos hacia los puntos fuertes de nuestro rival, ya que si tenemos éxito en esta tarea, será mucho más fácil cuando queramos atacar los puntos débiles.

7. No permitir la salida rápida de nuestros rivales

Así como nos interesa tener preponderancia en nuestro rebote defensivo, tratamos de poner énfasis en el rebote de ofensiva para tratar de que nuestros oponentes no puedan realizar cómodamente sus salidas rápidas.

Para ello, debemos definir cómo realizar nuestras transiciones defensivas. En su forma más básica y para evitar el contragolpe de nuestro oponente tratamos de realizar lo siguiente, el jugador que está luchando el rebote y lo pierde ante un rival, trata de sobre marcar el pase de apertura; nuestro base trata de ir en busca del base rival ya que generalmente el pase de apertura se realiza sobre el play. Estas dos reglas básicas hacen que podamos controlar la salida rápida, esta disposición es independiente del tipo de defensa que empleamos.

8. Doblar al pívot en el poste bajo cuando es desequilibrante

doblar al poste bajo

Siempre que el interno rival sea un jugador predominante en el poste bajo, debemos tratar de doblar al mismo, dependiendo del personal que cuenta nuestro rival seleccionamos con quien realizar el trap.

El trap lo puede realizar el perimetral más cercano, nuestro base o nuestro interno del lado opuesto.

Generalmente cuando el alero del equipo contrario es un buen lanzador de 2 o de 3 puntos, su defensor se queda con él en el juego de parejas y doblamos con el base; o con quien ocupe su posición en el campo.

Si decidimos tomar al interno por delante de nuestro interno del lado opuesto será el encargado de recibirlo por detrás.

9. Evitar el rompimiento a la canasta

Cada vez que un jugador trata de romper una línea defensiva a través del drible, es nuestra intención impedir las traslación del mismo. Para ello no solo defendemos con dureza la línea de pase del primer receptor, si no que también pretendemos que los jugadores que están a los lados del botador estén atentos para parar el balón. Si la penetración al canasto se realiza por la línea final, el encargado de parar el balón es el poste bajo del lado de ayuda, asimismo también detendrá la penetración por la calle central.

Sabemos que las penetraciones son acciones que suelen lastimar mucho a las defensas, por ello tendemos a realizar ayudas lo más rápido posible y lo más alejadas del canasto.

Muchas ofensivas se cierran con maniobras de penetrar y descargar, para que nuestra defensa esté preparada para este tipo de situación, debemos dedicarle muchas horas de entrenamiento.

10. Forzar pérdidas del oponente

Forzar a cometer más de 10 pérdidas por partido a nuestro oponente, y aquí aparece otro concepto de nuestra filosofía defensiva: NO QUEREMOS ROBAR BALONES, QUEREMOS RECUPERAR BALONES. A nivel de estadísticas queremos recuperar más de 10 balones por partido.

11. Bajar el goleo del jugador estrella

No permitir ningún oponente anotar más de 20 puntos de forma individual.

12. No robar balones; recuperar balones

Dentro de nuestra filosofía defensiva entendemos que nuestros defensores no deben robar balones, si deben recuperar balones. Para ello es fundamental tener en claro qué queremos de nuestros defensores en forma individual y grupal.

Queremos provocar en los atacantes con balón errores producto de nuestra defensa aguerrida. Queremos provocar pérdidas producto de malos pases o violaciones a las reglas como caminar, doble drible o foul de ataque.

13. Atacar al ataque

Otro concepto que tratamos de inculcar en nuestros jugadores es el de jugar una defensa tan agresiva que realmente tome siempre la iniciativa de las acciones. Para ello un dicho que consideramos, grafica totalmente nuestro pensamiento, es el de “atacar al ataque”.

Consideramos también que si logramos imponernos defensivamente sobre los puntos fuertes de ataque, mucho más sencilla será nuestra tarea sobre los puntos débiles de nuestros oponentes.

14. Defender siempre el balón

El punto de mira de cada defensor debe ser siempre el balón, ya que defendemos el balón. Si tenemos que elegir en tener en nuestra mira al balón o a nuestro defensor, elegimos siempre ver el balón.

15. Comunicación defensiva

Nuestros jugadores deben permanentemente alertar a sus compañeros sobre las distintas cortinas que jueguen nuestros oponentes. La comunicación debe ser simple y fluida, y debemos elegir palabras que fácilmente pongan en alerta a nuestros compañeros ante una situación determinada y que permita poder romper esta maniobra planteada por el ataque.

Ejemplos ante situaciones de pick and roll:

  • Switch: Cuando el jugador que es bloqueado grita switch, cambiamos agresivamente de marca. Ponemos como regla que cada vez que realizamos un cambio defensivo, el mismo debe ejecutarse en forma agresiva.
  • Flash: El defensor del bloqueador salta sobre el balón y vuelve con su defensor tratando de desviar la trayectoria del botador.
  • Trap: Cuando gritamos trap, tratamos de doblar el balón.
  • Push: Cuando gritamos push, el defensor del jugador que toma el bloqueo empuja a su adversario para alejarlo de la zona de riesgo y el jugador bloqueado pasa por detrás como último hombre.
  • Espacio: Cuando gritamos espacio, el jugador que es bloqueado pasa entre el bloqueo y su compañero, quien dio un paso atrás para dar el espacio suficiente para que pase.

16. Triángulos defensivos – Reglas geométricas

Cuando realizamos defensa desde el lado de ayuda, tenemos que tener en cuenta cuál es la posición del balón en el campo; lo que determinará la posición adoptada por los jugadores en ese lado del terreno de juego.

Cuando el balón está por encima de la línea de tiros libres, los jugadores del lado de ayuda están en una posición cercana a la línea del eje de la cancha y dentro del campo visual mantienen a su jugador y el balón.

Cuando el jugador está por debajo de la línea de tiros libres, los jugadores del lado de ayuda se montan sobre la línea del eje de la cancha para poder socorrer rápidamente al jugador que es superado.

Ahora bien, la posición adoptada por los jugadores forman figuras de triángulos cuyos vértices son el balón, el jugador de ofensiva y el defensor. Los ángulos serán más abiertos o más cerrados dependiendo del grado de presión que ejercemos sobre el balón. A mayor presión sobre el balón, los ángulos más cerrados serán.

Principios de la defensa de zona

Principios de la defensa de zona
  • No juntar las piernas al realizar desplazamientos defensivos.
  • Nunca debemos dejar de mirar el balón.
  • No permitir penetraciones por el centro.
  • Queremos atacar al ataque, no darle la iniciativa del juego y mandarlo a zonas desfavorables.
  • No descansar en la defensa, ser lo más agresivo posible
  • Disposición para ayudas a jugadores en desventaja.
  • No dar la línea final.
  • Orientar hacia las líneas, queremos sacar el balón del eje de cancha, para definir el lado fuerte o lado de balón y el lado de ayuda, al cual nunca llamamos lado débil.
  • Debemos jugar siempre en función del balón, para ello utilizamos las reglas de las líneas (eje de cancha y línea de tiros libres).
  • No volver a defender dando la espalda al balón.
  • Defensa en 80 % actitud y 20 % aptitud.
  • No perder posición básica de defensa.
  • Provocar equivocaciones.
  • Intentar provocar faltas de ataque.
  • Trabajar en bloque la defensa de zona.
  • Anticipar pases en defensas zonales de presión.
  • Jugamos sobre la mano débil del botador.
  • Trabajar la comunicación.
  • No robar balones.

Condiciones de un buen defensor

Es muy común escuchar a otros entrenadores y es parte de nuestro pensamiento también en que la defensa tiene un mayor porcentaje en el aspecto actitudinal que en el de la aptitud. Se ha llegado a decir que la defensa es 80 % actitud y el resto en aptitud.

Podemos decir que las condiciones del buen defensor las podríamos resumir en:

  • Predisposición psicológica: Voluntad, confianza en sí mismo, agresividad, concentración, comunicación, y anticipación son aspectos que caracterizan la predisposición psicológica.
  • Mentalización en general: Debemos preparar a los jugadores desde el punto de vista mental para tener que llevar a cabo defensas de alto riesgo en caso de estar en desventaja en el resultado y a falta de poco tiempo de juego.
  • Posición física: Realizar los movimientos con la técnica adecuada, para optimizar el resultado
  • Mentalización para el desgaste físico: Debemos preparar a nuestros jugadores mentalmente para el desgaste que emplea la defensa.
  • Enseñanza de situaciones defensivas: Preparar entrenamientos, seleccionar los ejercicios en el aspecto defensivo.
  • Preparación física: Dominancia en el aspecto defensivo, preparar a nuestros jugadores físicamente.

Si queremos desarrollar defensas agresivas, debemos realizar un trabajo duro en la preparación física de nuestros jugadores.

Sin una buena forma física, no se puede hablar de defensa. Creemos que el jugador que posee una buena técnica de ejecución, más una buena forma física, no tendrá dificultades para defender independientemente del estilo de defensa.

Si te gustó este artículo, déjanos un comentario y no olvides suscribirte en nuestro newsletter!

Deja un comentario

¿Quieres estar informado?

Puedes suscribirte a nuestro newsletter. Así te llegará una notificación cada vez que se publique un nuevo artículo.

Al hacer clic en “suscrubirme” estás aceptando los Términos y Condiciones

Acerca de Nosotros

Al entrenador surge como una iniciativa para tener una comunidad de entrenadores en latinoamérica, en donde se comparten aspectos fundamentales acerca de ser entrenador y mejorar aspectos que probablemente te hayas dado cuenta que debes hacerlo. 
Nuestra misión es brindarte semanalmente información o contenido de valor para que incluyas en tus rutinas de entrenamiento, planeaciones, y más; que te ayuden a mejorar aspectos necesarios en la formación de tu equipo competitivo.

Ayúdanos a mantener la página!
Sitios de Interés

Te presentamos aquí sitios de interés y noticias de la comunidad de entrenadores!

¿Quieres estar informado?

Puedes suscribirte a nuestro newsletter. Así te llegará una notificación cada vez que se publique un nuevo artículo.

Al hacer clic en “suscrubirme” estás aceptando los Términos y Condiciones

¡Gracias por suscribirte!

Hemos enviado un correo de confirmación a tu cuenta de correo electrónico para verificar tu identidad.
Revisa en tu bandeja de entrada, o SPAM.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp